Ya puede pedir los Cuadernos del Profesor 2020-21

El precio de venta de cada cuaderno es de 9 €.

Debido a la presente oferta podemos realizar los siguientes descuentos:

Cuadernos        Descuento Euros
2 a 5 15% 7.65 €
6 a 15 20% 7.20 €
16 a 30 25% 6.75 €
31 hasta 60 30% 6.30 €
Más de 60 35% 5.85 €

A esta cantidad habrá que sumar los gastos de envío:

Pedido superior a 100€:

• Por transporte CON entrega a domicilio: gratuito.

Pedido superior a 20€:

• Por correos SIN entrega a domicilio: gratuito.
• Por transporte CON entrega a domicilio: 3€.

Pedido igual/inferior a 20€:

• Por transporte con entrega a domicilio: 6€.
• A través de Correos: 3,63€.

Para pedidos on-line y pago con tarjeta del Cuaderno del profesor haga clic aquí.

Per comandes on-line i pagament amb targeta del Quadern del professorat faci clic aquí.

También puede realizar el pedido cumplimentando el siguiente formulario:

També pot realitzar la comanda emplenant el següent formulari:


Libros verdes para los problemas sociales

LIBROS VERDES PARA EXPLICAR ESCOLARMENTE LOS PROBLEMAS SOCIALES

Colección de libros de la editorial Nau Llibres y grupo de investigación Social(s)-UV/Gea-Clío

Una de las preocupaciones del profesorado y alumnado en la educación escolar consiste en encontrar sentido a lo que se estudia en las aulas escolares. En el caso de las ciencias sociales, geografía e historia, la incertidumbre es grande cuando no somos capaces de explicar los problemas sociales que nos asolan en la cotidianidad, como ha sucedido en estos días con la pandemia del covid-19.

Por eso nos esforzamos en enseñar cómo facilitar y mejorar el aprendizaje de los fenómenos y hechos sociales desde los contenidos escolares. El grupo de innovación Gea-Clío viene trabajando en este dilema con constancia desde hace más de treinta años en el sistema escolar no universitario. Desde hace casi diez nos acompañan nuevas personas que aportan sus investigaciones específicas desde el grupo de investigación Social(s) de la Universitat de Valencia.

La confluencia de la investigación académica y la innovación en la praxis escolar ha permitido realizar una serie de publicaciones para dar a conocer no sólo en el País Valencià, sino en toda España y en el contexto iberoamericano nuestras intenciones y logros alcanzados. Es el caso de la serie de libros editados por Nau Llibres en estos últimos años:

Son cuatro libros verdes que nos permiten conocer los esfuerzos realizados desde la praxis escolar de las aulas y centros de Educación Infantil, Primaria y Secundaria, así como los resultados de las investigaciones educativas que ayudan a los/las docentes a adoptar decisiones en su quehacer diario.

La editorial Nau Llibres ha venido acompañado el viaje innovador de Gea-Clío desde sus inicios. Ahora se sumerge en el campo de las investigaciones que quieren sacar a flote aquellos factores que, a menudo, están ocultos en las informaciones de los medios de comunicación y en las redes sociales.

El tiempo y el espacio del aprendizaje escolar es diferente al tiempo del espectáculo televisivo y a las mudanzas y cambios emocionales de las personas que transitan por el espectáculo de los medios de comunicación y de Internet. Es un tiempo de reposo, para reflexionar sobre los hechos, sus causas y consecuencias. Es un espacio que nos relaciona los territorios institucionales con las vivencias de los espacios personales. Y en estos ámbitos surge la didáctica de las ciencias sociales, geografía e historia.

Afortunados por poder transitar por estas aguas invitamos a los/las lectoras a sumarse a esta reflexión sobre el aprendizaje y la comunicación humana. Comprender el presente desde la explicación de los hechos sociales, delimitados en un tiempo y un espacio, es el objetivo de este campo de conocimiento. Un saber social que nos permite definir unos conceptos con los cuales construir una reflexión intelectual que haga frente a la hegemonía de los relatos superficiales, que se basan en la manipulación de las emociones primarias.

 

 

Innovación educativa

En el año 1994, Nau Llibres y el grupo Gea Clío iniciaron un proyecto para abordar los problemas sociales y ambientales en el aula que se formalizó en cinco libros para los cuatro ciclos de la ESO y uno para segundo de Bachillerato. En esta propuesta de hace 30 años ya coincidíamos en muchos aspectos con este programa piloto que han iniciado en Barcelona:
… [analizar problemas sociales de referencia de forma activa: los alumnos reconstruyen el conocimiento espontáneo que tienen de aquéllos con el esfuerzo diario que proviene de los ejercicios analizar y tareas programados] …
… [El objetivo de éstas unidades es favorecer el desarrollo de procedimientos (habilidades y destrezas básicas) y actitudes hacia el conocimiento geográfico e histórico del mundo en el que viven, para poder comprenderlo y explicarlo,] …

https://elpais.com/economia/2019/06/11/actualidad/1560269031_164897.html

Sin exámenes y sin títulos: en esta escuela los alumnos deciden cada día qué quieren aprender

Un grupo de emprendedores y expertos crea en Barcelona un programa piloto para que la innovación deje de ser un fenómeno minoritario y se extienda a todo el sistema educativo

El espacio de aprendizaje Learnlife, en Barcelona.

El espacio de aprendizaje Learnlife, en Barcelona. CONSUELO BAUTISTA

En esta escuela de Barcelona no hay ni aulas, ni exámenes, ni asignaturas. Tampoco profesores, ni al terminar se consigue un título. Se llama Learnlife y es el nuevo proyecto de innovación educativa que se ha asentado en la ciudad. El resumen suena muy parecido a lo que decenas de centros innovadores están haciendo en todo el mundo, también en España. Excepto que esto no es una escuela y desde aquí se quiere revolucionar por completo la educación en todo el mundo.

Se trata, en realidad, de un laboratorio y centro de operaciones que un grupo de emprendedores y expertos en innovación ha abierto en Barcelona para cocinar lo que será el aprendizaje del futuro. Su propósito es de lo más ambicioso: empujar a escuelas y Gobiernos de todo el planeta para que la innovación educativa sea una realidad y no solo un tema con el que rellenar horas de conferencias y páginas de libros. En la próxima década quieren llegar a 100 millones de niños y 100.000 centros educativos. Todo desde este espacio piloto que han creado en Barcelona para mostrar al mundo lo que ya es posible hacer hoy.

Son las 11 de la mañana y un grupo de adolescentes está enfrascado en sus cuadernos y sus portátiles. No hay filas de pupitres ni un profesor dirigiendo el aula. El espacio en el que estudian, amplio y diáfano, era apenas un par de horas antes escenario de una clase de yoga y ahora se ha reconvertido en una zona de recogimiento y concentración. Es la hora de matemáticas, aunque aquí lo llaman numeracy. Sobre uno de los bancos azules, Mila practica álgebra. “Nunca he entendido las mates bien, estoy intentándolo porque realmente las voy a necesitar en el futuro”, explica. En lugar de llegar a clase y escuchar la lección que toca ese día, ella misma es quien ha decidido que el plan de estudio para hoy es hincarle el diente a las fracciones.A su lado, un profesor la acompaña a ella y al resto de alumnos. Aunque como en el caso de las matemáticas, ni el profesor se llama profesor ni los alumnos son alumnos. Él es un guía de aprendizaje y ellos, learners o aprendices. Cada uno ha creado su propio plan de estudio para los próximos dos días y trabajan en ello de forma independiente. Con la máxima de que todo lo que aprenden tiene que estar conectado con algo que les interese. En el caso de Mila, que quiere ser bailarina profesional, ha elegido el álgebra porque cree que va a ser útil en general para su vida. Su ejemplo encierra lo que en este laboratorio se está cocinando como el nuevo paradigma de la educación: un aprendizaje que el propio estudiante dirige, con una clara aplicación en la vida real y en el que siempre tiene que haber un propósito concreto.

“El objetivo es ayudar a crear innovación a nivel mundial para que cualquier escuela en el mundo pueda pasar a la acción”, resume Christopher Pommerening, uno de los fundadores del proyecto, del que también es impulsor el experto en innovación educativa Stephen Harris. “Cajas” es la palabra que, de forma recurrente, utiliza para explicar el porqué de Learnlife. La escuela está llena de ellas, dice. Una para las asignaturas. Otra para los grupos divididos por edades. Otra para los exámenes. Otra para los títulos… Una concepción compartimentada que, en su opinión, conduce a la estandarización.

“En 2030, la automatización se habrá comido 800 millones de empleos. Pero al mismo tiempo, todavía promocionamos sistemas educativos estandarizados con exámenes estandarizados. Es la combinación perfecta porque precisamente lo que mejor se puede automatizar es lo que está estandarizado”, argumenta. “Todos los niños que salgan de la escuela en la próxima década con una mente estandarizada se van a encontrar en el callejón sin salida más grande de la historia”.

El reto es, por lo tanto, darle la vuelta a la educación en todo el mundo en apenas una década. “No tenemos más tiempo”, apremia. La idea surgió hace cuatro años, cuando Pommerening y su esposa buscaban guardería para el mayor de sus hijos. Se dieron cuenta de que la educación en su Alemania natal apenas había cambiado desde sus años en el colegio. Al echar un vistazo a su alrededor, detectaron que era un problema común en todos los sistemas educativos. “En los últimos 30 años, el mundo y la sociedad han dado un gran salto hacia delante, pero la educación no. Hay una desconexión cada vez más grande”.

A falta de sistemas innovadores, decidieron buscar escuelas innovadoras. Crearon un grupo de 40 expertos —entre los que figuran, por ejemplo, el psicólogo Alfredo Hernandola diseñadora Rosan Bosch y el chef Ferran Adrià— y viajaron a más de un centenar de escuelas en 40 países para trazar el mapa de la innovación educativa en el mundo. Tras un año y medio de investigación, llegaron a dos conclusiones. La primera, que había toda una batería de metodologías y escuelas innovadoras ya en marcha, pero desconectadas las unas de las otras. Y la segunda, que en la inmensa mayoría de los centros educativos el principal freno a la innovación es que no hay una idea clara de hacia dónde se quiere llegar con ello.

“Pongamos el ejemplo de las escuelas Montessori”, explica Pommerening. “Son proyectos fantásticos que, sin embargo, solo han llegado a unas 14.000 escuelas en todo el mundo. ¿Por qué? Porque son modelos de aprendizaje ya estructurados. Pero si tú ya tienes tu propio proyecto, muchas veces choca”. ¿El antídoto? Crear una caja de herramientas llena de ingredientes para que cada escuela componga su propia receta innovadora. La clave es ofrecer recursos accesibles y escalables para que la innovación no sea cosa solo de unas cuantas miles de escuelas, sino de los dos millones que hay en el mundo.

Por el momento, Learnlife ha abierto una plataforma online, que pretende ser abierta y colaborativa, con los resultados de su investigación. Es un repositorio con 25 metodologías y un catálogo de buenas prácticas con ejemplos concretos de qué se puede hacer ya para innovar en el aula. El problema, como en cualquier debate sobre innovación educativa, es pasar de la teoría a la práctica. “Si solo es una cuestión de hablar, de leer libros o de ver la siguiente TED Talk sobre innovación, es muy bonito pero después no pasa nada. La comunidad educativa necesita hechos”, explica Pommerening.

Y los hechos, en su caso, se han materializado en un espacio de 1.200 metros cuadrados, en pleno Eixample de Barcelona, en el que 40 adolescentes llevan varios meses aprendiendo. Un piloto en el que aplicar ese nuevo paradigma de la educación que huye de lo estandarizado y que pretende demostrar cómo serán las escuelas del futuro, pero a fecha de hoy.

Este primer grupo de aprendices lo componen adolescentes que o bien tenían dificultades por sus altas capacidades o bien venían de casos de fracaso escolar. No se les separa por edades, aunque a la hora de trabajar con ellos sí se les distingue por fases de aprendizaje. La teoría sobre la que se apoya el proyecto es que hay que pasar de la actual estandarización que prima en la educación a un concepto de aprendizaje autodirigido. Sin embargo, en el camino es necesario pasar primero por la fase de la personalización, en la que el debate educativo lleva un tiempo enfrascado, y después por la cocreación, en la que el alumno diseña su camino de aprendizaje con la ayuda de un guía o mentor.

Tres alumnos de Learnlife practican acrobacias.

Tres alumnos de Learnlife practican acrobacias. CONSUELO BAUTISTA

Así, en la hora de numeracy, el grupo de alumnos que todavía necesitan ese acompañamiento trabaja en un taller sobre cómo construir una silla. Aprenden sobre volúmenes, pero también sobre finanzas y presupuestos pues tienen que optimizar el uso de materiales y calcular cuánto cobrarían por entregarla. En el mismo espacio, un taller maker en el que lo mismo se puede trabajar manualmente con maderas que con máquinas CNC, Gerard avanza por su cuenta en su proyecto de diseñar su propia impresora 3D. Ya está buscando inversores.

En línea con ese afán por eliminar las cajas en las que se ordena cada pequeño aspecto de la educación, aquí no hay inicio ni fin de curso, sino ciclos de tres meses en los que cada alumno emprende su propia “aventura de aprendizaje”. Todo gira en torno a un proyecto personal que cada joven tiene que definir. El aprendizaje se va construyendo en torno a ese proyecto, aunque de forma equilibrada para que todos lleguen a un mínimo de conocimientos y competencias que Learnlife ha establecido tras examinar los currículums de sistemas educativos de todo el mundo.

En el caso de Gerard, su proyecto personal es diseñar esa impresora 3D. Antes de entrar, él ya tenía clara que esa era una de sus pasiones, pero lo normal es que los chavales lleguen aquí sin tener ni idea de lo que quieren hacer. Ayudarles a descubrirlo es la espina dorsal de este modelo educativo, con el que se pretenden atajar cifras preocupantes, como ese 17,9% de abandono escolar temprano en España o el 80% de estudiantes de Bachillerato que no saben qué hacer con su futuro. “Aquí tenemos niños de 12 años que saben perfectamente dónde van. Si confían en sí mismos, el mundo es una autopista para ellos”, asegura Pommerening.

Cada estudiante decide cuánto tiempo quiere pasar en Learnlife. Una de sus aprendices pasó con ellos seis meses hasta que descubrió lo que quería estudiar en la universidad, mientras que Gerard espera estar allí al menos hasta los 18 y después, “ya decidiré”. Sus padres están preocupados porque no va a recibir un título una vez que termine (aunque algunos alumnos sí se sacan secundaria en paralelo). “El objetivo no es el bachillerato, o la universidad, o algo que te marcas a 10 años”, argumenta Pommerening. “El objetivo es cómo aprendo hoy. Es crear autoconfianza y propósito: es la gran diferencia entre aprender para los demás o para el sistema y aprender para mí”.

Y lo mismo que no se entregan diplomas, tampoco hay exámenes al uso. Se hace una evaluación llamada 360 grados en la que se huye de cualquier aspecto que suene a comparación o competencia. Y se trabaja en fomentar la autorresponsabilidad de cada joven. “Tenemos por ejemplo un listado en el que ellos se autoevalúan del uno al cuatro en 50 competencias numéricas”, explica Adrià Balcázar, uno de los guías de aprendizaje, ingeniero con experiencia docente en un colegio concertado. “Lo más interesante es que se ponen más o menos el mismo valor que les pondríamos cualquiera de los guías”.

Esa filosofía no es fácil de encajar. Sobre todo porque se construye al margen del sistema educativo oficial. En Learnlife utilizan un símil tecnológico para explicar que este piloto va dirigido a los early adopters, ese grupo que se pirra por la última novedad digital. Tampoco es apto para cualquier bolsillo: la matrícula cuesta 800 euros al mes. ¿Cómo puede servir entonces de paradigma para cualquier escuela, pública o privada, sin importar sus recursos? Sus responsables señalan que la base del proyecto no es una única receta de innovación, sino un conjunto de herramientas para que cada centro defina su propia fórmula.

El próximo paso es crear 200 centros de este tipo en todo el mundo —el siguiente en la lista será en Ruanda, el año que viene— que sirvan para conectar toda una red de innovación. Para ello, acaban de conseguir tres millones de euros en una ronda de inversión. En su punto de mira sitúan a los Gobiernos. Ya están en conversaciones con departamentos de educación de varios países y quieren que esta red innovadora dé el empujón final para alcanzar ese punto de no retorno en el que la innovación educativa deje de ser algo minoritario para convertirse en la norma. “Queremos demostrar que esto no es una utopía. Existe, es sostenible, funciona y tiene mucho más sentido que cualquier cosa que estamos viviendo ahora”.

MÁS DE 1.000 CENTROS INTERESADOS

El próximo curso, Learnlife va a empezar a probar los resultados de su investigación con más de 1.000 escuelas de 16 países. Desde hace seis meses, han abierto ya sus puertas a centros educativos y profesores llegados de Nueva Zelanda, Australia, Suecia, Estados Unidos… que quieren saber qué se cuece en sus no-aulas.

Otro de los planes a corto plazo pasa por convertirse en un apéndice de los colegios de Barcelona. Quieren ofrecerles su espacio para que cualquier profesor pueda llevarse a su clase un día entero allí, para probar nuevas metodologías y dinámicas en un entorno que nada tiene que ver con el de un aula convencional.

En la escuela Momo, con un proyecto muy similar para primaria e infantil, ya se han fijado en ellos y han empezado a aplicar algunas de sus prácticas. Su responsable, Marisa Blanco, ha hecho además un doble camino, pues su hija ha comenzado a estudiar en Learnlife. No le da miedo que, al finalizar, no haya ningún título. “No veo que estemos en lucha con el sistema educativo, a nivel de competencias vamos muy de la mano con los currículums oficiales. Decimos cosas muy parecidas, lo diferente es el cómo se lleva a cabo”.

El 95,9% dels valencians llegeixen, almenys, una vegada per trimestre

Sí, els valencians llegeixen. De fet, el percentatge total de lectors de 14 anys o més a la Comunitat Valenciana se situa en el 95,9%, un 5,8 % més que fa 10 anys. En aquest bloc s’inclou qualsevol ciutadà que haja llegit durant el darrer any algun tipus de material, en qualsevol format o suport, siga imprés o digital, almenys una vegada al trimestre. Aquestes dades són fruit del Baròmetre d’Hàbits de lectura i compra de llibres a la Comunitat Valenciana encarregat per la Fundació FULL – Fundació pel Llibre i la Lectura a Connecta Research & Consulting. Els resultats de la investigació van ser presentats el dilluns 11 de març a La Nau de la Universitat de València en un acte que va comptar amb les intervencions de Roberto Corral, director de l’enquesta; Jesús Figuerola, president de la Fundació FULL; Antonio Ariño, vicerector de Cultura i Esport, i Albert Girona, secretari autonòmic de Cultura i Esport.

Des del 1999 fins al 2011, aquests estudis es van realitzar anualment a petició de la Direcció General del Llibre, Arxius i Biblioteques de la Conselleria de Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana. Ara, després d’una aturada de set anys es reprén la investigació amb l’objectiu de conéixer el comportament lector de la població resident a la Comunitat Valenciana en el moment actual. La informació obtinguda permetrà la formulació i avaluació de futures accions i plans de lectura. I el cas és que, degut a l’absència de xifres específiques, del 2011 al 2017 s’han emprat com a referència els resultats del baròmetre estatal. Així doncs, l’estudi permet, per primera vegada en set anys, conéixer en profunditat la situació de l’univers llibresc al nostre entorn més pròxim. L’enquesta es va realitzar amb un total de 1.200 entrevistes.

Amb aquesta vocació de radiografiar les tendències a les diferents coordenades territorials, la mostra s’ha distribuït en 6 comarques, diferenciades en funció de la predominança de llengua més parlada en cada zona (valencià o castellà). “A l’inici de la legislatura que ara finalitza el govern valencià es posà a treballar en el disseny i posada en funcionament del primer PVFLL, un pla que es va dissenyar per al període 2017-2021”, ha apuntat el president de Full. “Cal insistir en recordar la importància de poder disposar de plans de foment del llibre i la lectura i, des d’ací, el nostre suport a un pla que era i és absolutament necessari. I és en aquest context que considerem que aquest estudi adquireix un major sentit ja que pot ser un instrument valuós a l’hora d’establir pautes d’acció per fomentar el llibre i la lectura. Pensem que és un instrument molt important a l’hora de dissenyar polítiques de foment del llibre i la lectura. I, òbviament, a l’hora de definir, i redefinir, el PVFLL”, ha afegit Figuerola.

Per a Girona, “la cultura ens identifica com a societat, és essencial: no estem parlant d’un sector econòmic qualsevol”. En aquest sentit, ha recordat la necessitat de reflexionar sobre els canvis de “les possibilitats tecnològiques, els hàbits de vida i la manera de dividir el temps… Tot això influeix al consum”. I afegeix: “També ha canviat la nostra percepció de què estem disposats a fer en cada etapa de la nostra vida. Cada vegada estem disposats a fer menys esforços intel·lectuals al nostre temps lliure”. D’altra banda, ha recordat que la crisi “ha afectat molts serveis públics culturals”. Respecte la necessitat de realitzar un Baròmetre d’Hàbits com aquest, ha indicat que els sectors productius de la cultura “han de conéixer el panorama actual. S’ha de reflexionar, investigar, avaluar les informacions i elaborar diagnòstics. L’educació pot salvar-nos. Hem d’inocular la cultura en les pròpies escoles, construir una massa crítica lectora. L’estudi ens servirà a les institucions per a continuar amb algunes propostes i rectificar altres. És necessari tindre un pla de lectura com el que tenim, però requereix diners. Si no hi ha una aposta financera decisiva, no serveix”, ha afegit el secretari autonòmic de Cultura i Esport. En aquesta línia, Ariño ha assenyalat la importància d’introduir “en l’agenda política la millora de les dades de lectura”.

Per al vicerector, un estudi com aquest permet “fer polítiques diferenciades, tenint en compte la nostra realitat lingüística complexa” i acabar amb certa “mitologia”. Per exemple, “diuen que cada vegada es llegeix menys, però els resultats mostren que la societat llegeix ara més que abans, la lectura arriba cada vegada a més part de la població. A més, els joves són els que més llegeixen”, ha subratllat. D’altra banda, ha reclamat dues línies d’acció: la política de primera infantesa, per a crear i consolidar nous lectors, i la convicció que la lectura ha de ser un plaer, “si no ho és, quan es puga deixar, es deixarà”.

 

La lectura

Si parlem dels materials amb major proporció de lectors, destaquen la premsa (70,6%) i els llibres (68,3%; en 2010 era de 59,1%). Segons ha explicat Corral, en comparació amb les dades estatals, la ràtio de lectors a la Comunitat Valenciana (tant global com dels diferents suports) se situa en un nivell similar a la mitjana nacional, però és lleugerament superior en la lectura de llibres (67,2%).  Els lectors de llibres entre la població valenciana llegeixen una mitjana d’11,4 llibres a l’any, és a dir, pràcticament un volum per mes. Respecte als motius que els porten a la lectura, un 63,3% de la població llegeix llibres per oci i un 24,9% ho fa per treball o estudis. De nou amb perspectiva estatal, la proporció de lectors de llibres a la Comunitat Valenciana és lleugerament més alta entre els lectors de llibres per oci i està per davall en la lectura per treball o estudis (61,8% i 28,9%, respectivament). D’altra banda, es manté la tendència ascendent en el percentatge de lectors de llibres per afició: s’ha incrementat d’un 56,2% a un 63,3% en els últims 8 anys. A més, els lectors de llibres per motius de treball o estudis també augmenten i se situen en un 24,9%.

Per regions, s’observa un major nombre de lectors de llibres per oci a Alcoi-Gandia i per motius de treball o estudis a la regió de València. Respecte als lectors freqüents (aquells que llegeixen almenys una vegada a la setmana) augmenten fins a aconseguir el 50,8%. Però, per descomptat, no tot poden ser bones notícies: encara hi ha un 49,2% de la població que no llegeix o ho fa de manera molt ocasional. D’aquest percentatge, un 36,7% de la població no consulta llibres mai o quasi mai en el seu temps lliure. El principal motiu esgrimit pels no lectors és la falta de temps, un problema que es planteja en major mesura entre la població de 35 a 54 anys. D’altra banda, un 24,5% dels no lectors (12,1% del total de la població) declara que no li agrada o no li interessa la lectura.

 

 

Lectura infantil i juvenil

Els primers llibres als quals ens acostem de menuts deixen una empremta inesborrable a la nostra vida adulta. En 2018, els infants valencians segueixen sent els grans lectors. De fet, com ha indicat Corral, la lectura de llibres és molt alta en els tres trams analitzats (menys de 6 anys, de 6 a 9 anys i de 10 a 13 anys).

En el 90% de llars amb menors de 6 anys, es llegeix a aquests xiquets i, a més, el 85% dels xiquets de 6 a 9 anys llegeixen llibres no de text. A més, el 89,6% dels menors amb edats entre 10 i 13 anys consulten els llibres en el seu temps lliure. Per cert, el percentatge puja fins al 96,2% en el cas de les xiquetes. Respecte a altres formats, el 42,5% consulten textos llargs en webs, blogs i fòrums; el 38,7%, còmics; el 29,2%, revistes; el 15,1% consulta periòdics, i el 10,4%, textos en xarxes socials. En tots aquests àmbits, excepte en el món de les xarxes, hi ha una major proporció de lectors entre els menors valencians comparat amb la mitjana nacional. L’edat no perdona: la lectura en adolescents és més habitual que entre la població adulta. El fenomen no només es dona en l’esfera dels llibres: els joves de 14 a 18 anys són el segment amb major nombre de lectors d’articles o textos llargs en internet i xarxes socials. Malauradament, a partir dels 14 anys es redueix la proporció de lectors freqüents de llibres per oci.

 

Les llengües

En el 94,8% dels casos, el castellà és l’idioma habitual de lectura al territori valencià, mentre que només el 3% de la població llegeix habitualment en valencià. D’altra banda, un 41,3% sí que assegura llegir en valencià ocasionalment. És a dir, que un 44,3% de la població inclou la nostra llengua a les seues lectures de forma ocasional o habitual. A més, cal destacar que ha augmentat tant el nombre de persones que afirmen que el darrer llibre comprat ha estat en valencià (7,1% enfront del 2,6% de 2009) com les que afirmen que el darrer llibre llegit va ser en valencià (5% enfront del 3% de 2011). “Cal dissenyar accions que ajuden a visibilitzar el llibre en valencià i estudiar estratègies diferents per als diferents territoris, perquè si alguna cosa ha deixat clar aquest estudi és l’extraordinària diversitat pel que fa a la consideració i a l’ús de la nostra llengua”, ha subratllat Figuerola al respecte.

Les xifres muten si ens centrem en les generacions més joves: el 6,8% dels menors de 10 a 13 anys llegeixen habitualment en valencià i el 70,6% ho fa ocasionalment. Així, podem afirmar que el 77,4% dels menors llegeixen en algun moment en la nostra llengua. “Estem convençuts que una, o la principal, de les raons d’aquesta aproximació a la normalitat que es dona en aquest segment d’edat és el paper destacat de l’escola i, més concretament, de l’escola pública valenciana, en garantir l’ús de les dues llengües oficials. Caldria analitzar amb detall com influeixen els diferents programes lingüístics en la lectura en valencià i castellà de l’alumnat”, ha afirmat Figuerola al respecte. I l’anglès? Doncs un 20,4% de la població l’inclou com a llengua de lectura ocasional.

 

La venda

Durant el darrer any, el 61,4% de la població de 14 o més anys va comprar algun llibre tant de text com no de text. El 52,9% dels valencians han comprat almenys un llibre no de text i el 33,7% han comprat exemplars de text. El percentatge de compradors és lleugerament inferior a la mitjana nacional, encara que la mitjana de llibres comprats està una mica per damunt de la mitjana d’Espanya: 11,6 volums enfront de 10,3. Les llibreries tradicionals resisteixen i encara suposen el principal canal de compra de llibres de no text, seguits per les cadenes de llibreries, les plataformes 2.0 i els grans magatzems. Si parlem de compres per Internet, el gegant Amazon és clarament el principal proveïdor de venda de llibres no de text. La novel·la i el conte són els gèneres més reeixits amb un volum de vendes del 52,6%. I què passa amb les biblioteques? Doncs, en 2018, el 28,4% de la població ha anat a aquests centres i el 85,4% d’aquests lectors ha acudit a una biblioteca pública (85,4%).

 

Lectura 2.0

En 2018, el 74,3% dels valencians es declaraven lectors en suport digital, activitat que practicaven com a mínim una vegada al trimestre. El 72,1% ho fan freqüentment: almenys una vegada per setmana. Les seues preferències es troben en webs, blogs i fòrums, xarxes socials i premsa online. Comparat amb la mitjana nacional, s’observa una ràtio una mica inferior de lectors en suport digital a la Comunitat Valenciana, especialment en la lectura de premsa digital i de continguts en xarxes socials. El percentatge de lectors de llibres en format digital en la Comunitat Valenciana ha experimentat un increment de més de 20 punts en els últims 8 anys, passant del 5,8% en 2010 al 28,8% en 2018. “La compatibilitat de lectura entre pantalles i paper és molt clara. Llegir estarà molt vinculat al capital educatiu: com més accés a la cultura tenen, més llegeixen”, ha considerat Ariño.

I les vendes? Un 57,7% només llegeix llibres digitals, pels quals no ha pagat; un 12,9% sempre paga per ells, i la resta compatibilitzen les dues tendències. En eixe sentit, Figuerola ha indicat que cal dissenyar “accions per a combatre la pirateria en el món digital. Més enllà de les accions judicials contra les pàgines que ofereixen continguts de manera il·legal, considerem que cal avançar en accions que consciencien a la societat en la necessitat de respectar la propietat intel·lectual en el món digital”.

Llarga vida a la lectura.

Presentació del llibre “Cuando el Trabajo Social es literatura” en el Primer correbars de treball social de lleida organitzat per Àgora de Treball Social de Lleida

Presentació del llibre “Cuando el Trabajo Social es literatura” en el Primer correbars de treball social de lleida organitzat per Àgora de Treball Social de Lleida

Consultar event en Facebook

AFORAMENT LIMITAT, SI TENS PREVIST VENIR, FES LIKE
TIMMING:
19:00 BAR TRIVIAL.(C/Panera, 12) “CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE”. L’ALUMNAT DE TREBALL SOCIAL ENS INTERPEL.-LA
20:00 BAR BLASI (C/Sant martí, ). PARLEM AL VOLTANT DE:
-“SEÑOR, DAME PACIENCIA”
-“LOS JUEGOS DEL HAMBRE”
21:00 BAR BLASI, (C/Sant Martí, 4)
-PRESENTACIÓ DEL LLIBRE on àgora som coautors “CUANDO EL TRABAJO SOCIAL ES LITERATURA”
I PARLEM AL VOLTANT DE:
-“SOR CITROEN”
-“VENTE PA ALEMANIA,PACO”
21:45 BAR SISBRIS (C/Sant Martí, 16)
FESTA I CONCERT RUMBERO AMB KON SABOR (PREMI ÀGORA 2017)